Video sobre el maltrato doméstico realizado por los alumnos

13 02 2009
Este es un video sobre el maltrato doméstico, realizado por un grupo de alumnos del colegio Padre Manjón de Granada.
Dirigido y Producido por Marta Carilla.
Música compuesta e interpretada por Laura Jimenez, Adriana Moreno y Marta López.
Colaboran:
Pablo Martín
Laura Jimenez
Adriana Moreno
Guido
Andrea Valverde
Ana Osorio
Marta López




Dibujo y redacción sobre la Violencia

12 12 2008

 

clip_image0023 

La palabra maltrato suele utilizarse por los medios de comunicación como forma de definir una situación en la que la mujer permite durante años vivir completamente sometida a una persona, con un final normalmente trágico. Cada vez que aparece una mujer asesinada o lesionada en manos de su marido todos nos estremecemos, pero también es verdad que nos preguntamos “¿por qué dejaba que le hiciera eso?”.
 
            Estos pensamientos surgen en más de una ocasión en las personas que actuamos como observadores. Expresiones como “yo no permitiría nunca que nadie me diese una bofetada” surgen inmediatamente después de que nos enteramos que se ha producido una nueva agresión de violencia doméstica. En este sentido, todos estamos de acuerdo en que, generalmente, la mujer es la víctima y el marido el agresor, pero cuando criticamos a la víctima por haber aguantado esa situación, lo que estamos haciendo es volver a agredirla, la estamos convirtiendo nuevamente en una víctima


            Si nos fijamos bien, las agresiones van asociadas a las relaciones amorosas, por lo que la forma en que ellas perciben este tipo de relaciones es diferente a la percepción de otras mujeres. Así la víctima de malos tratos percibe dichas relaciones como “amor romántico”. Este “amor romántico” se ha inculcado y aún se sigue inculcando en la educación de las niñas, las adolescentes y las mujeres en general. Desde los cuentos infantiles tradicionales, hasta las telenovelas y muchas series de TV de gran éxito actual, siempre nos encontramos con la misma estructura argumental: conquista, amor deslumbrante, apasionada entrega interrumpida por terribles desencuentros y malentendidos de todo tipo, impedimentos gravísimos; y, después de grandes sacrificios y transformaciones, llega el final, donde todo se aclara y se obtiene la eterna felicidad.

            A esta forma de concebir el amor, debemos añadir una autoestima baja. Y esto persistirá en tanto en cuanto no aceptemos nuestra responsabilidad como miembros de una sociedad aparentemente moderna, pero en el fondo muy hipócrita e intolerante; y nos decidamos de una vez por todas a impulsar una coeducación real y paritaria, rebelándonos ante las leyes inoperantes y la excesiva permisividad social, evitando el victimismo y el ataque continuado que reciben estas mujeres por la sociedad.

 

 

 

            Con este dibujo me he dado cuenta de lo mal que pueden llegar pasarlo estas mujeres. En cada línea que he ido trazando, cada sombra que he ido dibujando para ponerle moratones, me he sentido cada vez más sucio y malo. Con esto quiero concienciar a mis amigos, chicos de mis años para que no se desvíen por este camino tan trágico.

 

 Jesús Lizana Moyano 4º ESO A

                                                                                                         





Abuso a Animales y a Personas Mayores

12 12 2008

     

 La negligencia y abuso a animales puede ser, a menudo, una señal de alarma de otras formas de crueldad, incluyendo el abuso a las personas mayores. Descuidar o abusar del animal doméstico de un anciano supone hacer sufrir innecesariamente a esta persona.

 

 El 20 de enero del 2001, una llamada anónima a la Humane Society en Washington, DC. denunció que la hija de su vecino había lanzado un perro muerto en la basura. El cuerpo especial de agentes de protección animal llegó a la escena para descubrir que el perro muerto era solamente la punta del iceberg. También encontraron desnutrida y desorientada a una mujer de 60 años. El suelo de la casa estaba cubierto con suciedad y heces del perro, el techo estaba cayendo, y el moho cubría las paredes.

 

Los informes indicaron que la hija a menudo dejaba a su madre mayor sola durante varias semanas. Los agentes de protección animal rescataron los perros restantes y entraron en contacto con asociaciones de ayuda a las personas mayores, las cuales consiguieron llevar a la anciana a un hospital. Las dos organizaciones coordinaron sus acciones para resolver las necesidades de las víctimas de los dos tipos de abuso -tanto la señora como los perros requirieron los servicios de emergencias-. Si no hubiera sido por el informe sobre un perro muerto, el sufrimiento de víctimas humanas y animales habría continuado inadvertido.

 

La crueldad o la negligencia hacia animales puede ser, a menudo, una señal de alarma de otras formas de abuso, incluyendo a las personas mayores, como ha denunciado recientemente la Humane Society de Estados Unidos. La HSUS ha unido fuerzas con el departamento de la salud y la administración de recursos humanos para mayores (Human Services Administration on Aging) con la finalidad de compartir información sobre la relación entre el abuso a animales y a personas mayores.

La campaña informativa es claramente necesaria. Según el estudio nacional de la incidencia de abuso a personas mayores, sufrieron abusos o negligencias “aproximadamente 450.000 personas mayores durante 1996”. Cuando se tenían en cuenta los casos de auto-abandono de ancianos la cifra aumentó a más de 550.000.

 

Además, según el estudio, los “datos demuestran que los miembros de la familia eran los perpetradores en nueve de cada diez (89,7 por ciento) incidentes verificados de abuso doméstico y negligencia en ancianos. Los primogénitos de las víctimas del abuso eran los perpetradores más habituales del maltrato verificado (47,3 por ciento). Las esposas representaron el segundo grupo mayor de perpetradores (19,3 por ciento)”.

 

Cuando un miembro de la familia maltrata al animal doméstico de un pariente anciano, las motivaciones pueden ser complejas. El perpetrador puede descuidar o abusar del animal doméstico de un anciano como forma de control o de venganza, o a causa de su frustración por la responsabilidad de cuidar de él, o como manera de obtener beneficios financieros.

 

Muchas personas mayores están particularmente unidas a sus animales domésticos y representa una mejora muy significativa en su calidad de vida, como demuestran diversos estudios. El animal de compañía no sólo desempeña un papel vital en las vidas de los ancianos, ellos también representan uniones importantes con el pasado. Los animales domésticos proporcionan bienestar y alivio de tensión y estrés, buen humor, atención, protección, y ellos fomentan la interacción social entre unos ancianos y otros.

 

Esta relación especial, sin embargo, también hace a los animales domésticos vulnerables para ser maltratados por los que deseen ejercer poder y control sobre una persona mayor.

Los casos de la negligencia animal extrema pueden también reflejar la incapacitación de un anciano de proporcionar el cuidado adecuado para él o ella misma, e indican así la necesidad de ayuda.

 

Las buenas noticias son que el abuso a ancianos y la crueldad hacia animales domésticos pueden ser investigados y detenidos, si se llama la atención sobre estos casos a servicios de protección de personas mayores, los agentes de protección animal, la sociedad protectora de animales y los agentes de la ley.

Todas estas agencias pueden también ayudar a prevenir la violencia cooperando y formando grupos de trabajo a nivel inter-agencias o inter-instituciones.

 

El estudio cruzado de denuncias de maltratos a animales y ancianos es fundamental también. En dos estados se ha considerado obligatorio: una ley de California requiere a agentes de protección animal que investiguen si se sospecha malos tratos a ancianos, e Illinois requiere a iguales de veterinarios.

La información abajo fue incluida en el pack informativo promocional de la HSUS con motivo de la celebración del mes de las personas mayores, siendo repartido a centenares de personas que proporcionan diversos servicios a los ancianos.

 maltrato_de_ancianos3

 

 

Ayudar a prevenir el maltrato a las personas mayores y a sus animales

Familiarícese con los signos de maltrato o negligencia en ancianos. Éstos incluyen abuso físico, abuso sexual, abuso emocional, negligencia, el abandono, y la explotación financiera o material.
Compruebe el estado de salud de los animales domésticos. Pregunte por cualquier problema de salud o lesión recientes. Los animales domésticos son, a menudo, subalimentados en hogares abusivos; sus costillas pueden ser visibles, y sus platos de comida estar vacíos.
Examine el comportamiento de los animales. Los animales domésticos en hogares abusivos se asustan fácilmente, se esconden, son agresivo, o excesivamente protectores.
Haga preguntas. Si un animal doméstico se ha perdido repentinamente o se lo ha trasladado a la terraza o al jardín, pregunte por qué. Las respuestas a estas preguntas pueden conducirle a descubrir la crueldad hacia el animal, y dar la oportunidad al anciano de que pueda tomar parte en la denuncia de maltrato.
Descubra a quién llamar en su comunidad si usted sospecha crueldad hacia el animal o el anciano. Las páginas amarillas en su listín telefónico incluirán los números para el servicio social local y las agencias de protección animal.
Apoye la legislación para mejorar las leyes contra los malos tratos a animales y a ancianos
.

Jose Daniel Muñoz Benitez 4ºESO 





Violencia de Género

12 12 2008

Carmen Aguilera Márquez de 4º de ESO os presenta este Power Point sobre los tipos de Violencia:

violencia-de-genero2

Violencia de genero





Violencia de Género en África

12 12 2008

NAIROBI, 15 agosto 99 (IPS)     por Judith Achieng’

Faduma Abdi Ibrahim se describe a sí misma  como una zombi ambulante. En 1994 fue secuestrada en su casa de  Somalia por una banda de 28 bandidos que la violaron por turnos  durante meses.

   ”Cada día y cada noche rezaba para morir”, recordó.

   Los bandidos, que pertenecían a una de las milicias  responsables de la actual guerra civil en Somalia, le dispararon  en el brazo derecho y luego la abandonaron, creyéndola muerta.

   Ibrahim, que ahora vive en el campo de refugiados de Kakuma, en  Kenia, dijo que si bien algunas buenas samaritanas la salvaron de  la muerte, personalmente no tiene ningún motivo para vivir. ”Se  apoderaron de mi vida y mi dignidad”,
expresó.

   Ibrahim es una de las 250 sobrevivientes de violencia de género  de todas partes de Africa que viajaron a Nairobi para prestar  testimonio ante un Tribunal Africano de Mujeres, instalado a fines  del mes pasado.

   El simulacro de juicio, organizado por el grupo humanitario Al-  Taller con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer  (Unifem), fue la primera audiencia pública donde se escucharon  testimonios sobre violencia contra las mujeres en Africa.

   ”Se trata de un tribunal simbólico que permite a mujeres  víctimas de violencia hacer públicos sus problemas”, explicó Mary  Okumu, quien dirige Al-Taller en Nairobi. Durante los dos días de  audiencias, las testigos hicieron estremecedores relatos de todo  tipo de actos violentos en su contra.

   Otra mujer somalí que también vive en el campo de Kakuma  conmovió hasta las lágrimas al tribunal cuando contó cómo los  bandidos obligaron a su hijo a violarla.

   ”Mi hijo se negó diciéndoles que era su madre, pero no lo  escucharon. Dispararon al aire y grité. Le dije a mi hijo que lo  hiciera para que salvara la vida”, relató.

   La guerra civil en Somalia estalló en 1991 tras el  derrocamiento del presidente Siad Barré. El país del Cuerno de  Africa está ahora dividido en zonas controladas por distintos  clanes que luchan entre sí.

   Mujeres de Ruanda hicieron relatos similares sobre asesinatos y  violaciones contra sus seres queridos durante el genocidio de  1994, en el que perecieron hasta un millón de personas.

   Así mismo, mujeres de Etiopía expresaron preocupación sobre la  creciente violencia cultural a través de prematuros matrimonios  forzados. En algunas comunidades etíopes, muchas ni as son casadas  a la edad de seis años.

   Una adolescente keniana contó como un ministro del gobierno la  violó cuando tenía 13 a os. La joven, ahora de 16, tuvo que dejar  la escuela cuando se dio cuenta de que estaba embarazada.

   ”l (el ministro) me amenazó y me dijo que no hablara. Dijo  que no había manera de que una chica pobre como yo lo pudiera  perjudicar, porque él estaba siempre con el presidente”, relató  al tribunal.

   Sobrevivientes de la violencia doméstica también narraron sus padecimientos. Silvia Svanda, una directora de escuela de  Zimbabwe, muchas veces se vio obligada a pasar la noche en casa de  vecinos debido a los frecuentes ataques de su marido.

   ”Mi marido era realmente un individuo violento. Supuestamente,  en mi casa, yo debía ser vista pero no escuchada. Para una mujer  profesional como yo eso era imposible, y lo dejé”, contó.

   Svanda aseguró que no se arrepiente de haber puesto fin a esa  relación abusiva tras enterarse de que su ex marido ahora está  muriendo de sida. ”Mientras creamos que no podemos vivir por  nuestra cuenta, nunca saldremos de semejantes matrimonios”, dijo.

   Muchas sobrevivientes mostraron marcas en sus cuerpos, como  dientes faltantes, cortes con objetos afilados o heridas de bala. Otras estallaban en un llanto histérico, un síntoma de trauma  psicológico.

   ”Los testimonios ayudaron a destraumatizar a mujeres víctimas  de violencia y a promover la reconciliación en diferentes  sociedades”, apuntó Inonge Leweanika, de Zambia, uno de los  jurados del tribunal.

   La sudafricana Martha Mudlala acusó al pasado régimen del  apartheid, que gobernó hasta 1994, de obligarla a crecer en la  pobreza.

   La pobreza fue agregada a la lista de las diferentes formas de  violencia padecida por las mujeres. ”El apartheid se llevó  nuestros derechos económicos y nos despojó de todas nuestras  propiedades”, afirmó.

   Cuando era niña, Mudlala fue separada de su padre, que debió  trabajar en Johanneburgo, y sólo se le permitió enviar a su casa  34 dólares cada dos meses para mantener a una familia de ocho. ”Las leyes eran tan duras que no podíamos ir a visitar a nuestro  padre en Johannesburgo”, contó.

   Su colega, Mama Lydia, dijo que debió cambiar su identidad para  encontrar un trabajo decente durante el apartheid.
    ”Como negra, sólo podía obtener trabajo como sirvienta  doméstica. Tuve que falsificar mi cédula de identidad y aparecer  como mestiza. Si me hubieran descubierto, habría ido a la cárcel  por al menos cinco años”, dijo.

   Mariah Sheba, una periodista de Tanzania, culpó de la  marginación de las mujeres al colonialismo y la traición de los  líderes africanos.

   ”La mujer africana fue una criatura libre y digna hasta que  apareció el moderno modelo económico que le quitó todo poder de  decisión”, expresó.

   ”Antes de la independencia, las mujeres eran instadas a luchar  por la libertad contra el poder colonial y, a cambio, se les  prometió la igualdad. Sin embargo, las mujeres han seguido siendo  pobres e ignorantes de sus derechos”, dijo.

   Wangary Maathai, una ambientalista de Kenia perseguida por el  gobierno de Daniel Arap Moi por su resistencia a la venta de  tierras públicas y bosques, manifestó al tribunal que también las  mujeres, en parte, son culpables de su propia marginación.

   ”Esto se debe a que, en general, las mujeres tienden a  subestimarse y a dejar que otros digan quiénes son y cuánto  valen”, se aló.

   Maathai urgió a las mujeres a no culpar a los demás. ”Es hora  de escribir un capítulo diferente en nuestra larga historia de  lucha y hacernos cargo de nuestro destino”, exhortó.

   Sin embargo, las mujeres africanas no se resignan a ser  víctimas de la violencia.

   Gertrude Ochieng, de Kenia, contó cómo debió luchar contra su  familia política para conservar las propiedades y la tierra de su  marido desde que éste falleció, en 1968. ”He sido golpeada muchas  veces, pero me mantuve firme. ?Adónde esperan que vaya si me  quitan mi tierra y mi casa?”, preguntó.

   Anne Nyaberi, de la Federación Internacional de Mujeres  Abogadas, con sede en Nairobi, dijo que a pesar de los tristes  relatos sobre la condición de la mujer, hay cierto progreso en  Africa.

   Organizaciones femeninas de Kenia han logrado imponer un tercio  de mujeres en una comisión abocada a la reforma de la  Constitución, destacó. ”Esto dará mejor oportunidad a las mujeres  de participar directamente en su bienestar”.

   Este año, el parlamento de Kenia también aprobó una ley sobre  igualdad de género. ”Están ocurriendo cosas que podemos  celebrar”, subrayó Nyaberi.

Elior Dumont Cabrerizo 4º ESO A





Violencia Escolar

12 12 2008

 

Los episodios de violencia en los centros educativos parecen tener una gran capacidad de atraer a la atención pública, causando alarma social, por lo que la violencia escolar afecta a nuestros centros educativos y a nuestro profesorado.


Para comenzar, debemos plantearlo en positivo, es decir, no se trata tanto de qué hacemos para enfrentarnos a los casos de violencia, como de qué hacemos para convertir nuestros centros en espacios adecuados para el aprendizaje de la convivencia. Ahora que la familia no cubre plenamente su papel socializador, la escuela no solo puede efectuar su tarea específica sino que comienza a ser objeto de nuevas demandas sociales.

Distinguimos además otras variables externas al centro educativo que se proyectan en él, como son: la violencia estructural afincada en la sociedad, la violencia en los medios de comunicación, la violencia familiar y del entorno. No podemos olvidar que los centros introducen con frecuencia los sistemas de valores y normas de las comunidades en las que se asientan.

Al hablar de violencia en las aulas debemos establecer una cierta categorización. No podemos considerar al mismo nivel un insulto u otra falta más o menos leve de disciplina y un episodio de vandalismo o de agresión física con un arma.

 

 cyberbullyrex_468x366

Manifestaciones de violencia en las aulas:

 

– Disrupción en las aulas:

– Faltas de disciplina en los centros y aulas: conflictos entre profesorado y alumnado

– Maltrato entre iguales (“bullying”)
– Vandalismo, daños materiales y agresión física
– Acoso sexual

– Otros

 

Sacado de:

Profes.net

 

 

 

Álvaro Cano Bravo 4ºA





Frases célebres sobre la violencia

5 12 2008

Mahatma Gandhi.

●La violencia es el miedo a los ideales de los demás.

●Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego.

●Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia.

●Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia.

●Los medios violentos nos darán una libertad violenta.

● La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no violencia.

 33450_mahatma-gandhi

Martin Luther King.

●El hombre nació en la barbarie, cuando matar a su semejante era una condición normal de la existencia. Se le otorgo una conciencia. Y ahora ha llegado el día en que la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro.

● La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve.

20070523-king1

Juan Pablo II.

La violencia jamás resuelve los conflictos, ni siquiera disminuye sus consecuencias dramáticas.

La espiral de la violencia sólo la frena el milagro del perdón.

●El terrorismo nace del odio, se basa en el desprecio de la vida del hombre y es un auténtico crimen contra la humanidad.

●La guerra es siempre una derrota de la humanidad.

●El diálogo, basado en sólidas leyes morales, facilita la solución de los conflictos y favorece el respeto de la vida, de toda vida humana. Por ello, el recurso a las armas para dirimir las controversias representa siempre una derrota de la razón y de la humanidad.

juan_pablo_ii1

Jean de la Fontaine.

●La paciencia y el tiempo hacen más que la fuerza y la violencia.

jean_de_la_fontaine

Luis Daniel García Santiago (4ºESO A)